Please, place your quick order here!
SKU (Número de Referencia) Cantidad Article Name Precio Total  
Eliminar

De una ferretería de Hamburgo a unos de los gestores navales más grandes de Europa

Ningún otro armador en Alemania puede mirar hacia atrás y observar sus 270 años de historia. Lo que empezó en 1745 como una ferretería en el Rödingsmarkt de Hamburgo, se ha convertido en la actualidad en una de las casas más conocidas para los amantes de la navegación deportiva en los países de habla alemana con 13 sucursales en Alemania, Austria y Suiza y alrededor de 150 empleados.

El fundador de la compañía fue Johann Daniel Wuppermann, quien suministraba con sus tiendas de  Ferretería hamburguesas, surtía a carpinteros y fabricantes de velas además de poseer una forja en las puertas de la ciudad. Provenía de las afueras de Wuppertal y pronto se estableció en la ciudad Hanseática. En los tiempos de las grandes flotas de carga, las mercancías hacían transbordo en la ciudad Hanseática y un sinnúmero de gabarras, repartidas en los muchos canales de la ciudad, hacían crecer la economía de manera continuada. En 1779 el yerno de Wuppermann se convirtió en su socio en el negocio que pasó a llamarse Wuppermann & Schmilinsk.

 


 

CÓMO SURGIÓ EL NOMBRE DE A.W. NIEMEYER

Varias generaciones de la familia continuaron el negocio hasta la primera mitad del siglo 19. Al comienzo de este siglo la incipiente industrialización requiere que la empresa se concentre en el suministro de materiales a los astilleros. Ese fue el momento en el que surgió el nombre actual de AWN debido a un cambio de propietario: En 1862 el comerciante hamburgués Amandus Wilhelm Niemeyer se hizo cargo de la empresa y la volvió a bautizar con un nombre algo abultado para los cánones actuales: „A.W. Niemeyer, Wuppermann & Schmilinsky Nachfolger“. En la era dorada de la ciudad Hanseática, que duplico su población a 650 0000 habitantes entre 1870 y 1895 debido a la afluencia de trabajadores de la industria, AWN se concentró especialmente en el equipamiento de velas y más adelante en los barcos de vapor, cada vez más frecuentes en los muelles. En poco tiempo se erige como el la empresa proveedora internacional más importante de Hamburgo. Para hacer frente a tal crecimiento en los negocios, entre 1908 y 1910 la empresa se traslado y a un edificio central de nueve pisos en el Rödingsmarkt, que además se trataba de una verdadera joya arquitectónica para la época.

 

 

DE LA CAÍDA A VOLVER A LEVANTARSE LOS AÑOS DE LA GUERRA

Unos pocos años después el estallido de la primera guerra mundial y de la segunda, seguido de una crisis económica mundial hizo que el crecimiento se detuviera de manera notable.
Pero después de la guerra, se pusieron de nuevo en marcha rápidamente. La empresa hamburguesa pronto logró nuevos pedidos para nuevos tipos de grandes embarcaciones de aquellos tiempos, entre los que se incluyen yates de lujo sofisticados como el «Savarona», grandes y prestigiosos buques a vapor para pasajeros como el «Cap Arcona», balleneros y muchos más. Sólo el comienzo de la Segunda Guerra Mundial marca un nuevo punto de inflexión. Cuando acabó la guerra en 1945 muchos de los edificios de Hamburgo se encontraban en ruinas, entre los que se incluían el Rödingsmarkt y los edificios de A.W. Niemeyer.
Por segunda vez la empresa se encuentra en ruinas y, con ella, sus trabajadores. La sede destruida se vuelve a construir y vuelve a regresar el milagro económico a AWN para marcar el camino hacia el éxito. Niemeyer se convierte en proveedor de la creciente flota de embarcaciones que transportan las mercancías debido al rápido aumento de la economía mundial, incluyendo los primeros grandes petroleros.
Al mismo tiempo, un mercado completamente nuevo empieza a tener demanda: el negocio de yates barcos privados en Alemania. A partir de 1960 Gert Niemeyer, nieto del fundador Wilhelm Amandus, reconoce  el potencial de este mercado y concentra el foco de la compañía en este público dinámico. De manera que el nombre de AWN se convierte para la navegación comercial y los Skipper aficionados en la quintaesencia de los accesorios para embarcaciones y yates y en la seguridad en el mar gracias a su excepcional calidad.

 

 

LOS AÑOS DEL BOOM: LOS DEPORTES ACUÁTICOS SE CONVIERTEN EN UN MERCADO DE MASAS

En las próximas décadas, este rumbo se amplía constantemente por las adquisiciones: En 1970 se anexiona al especialista de Hamburgo de aparejos y herrajes HBS, un poco más adelante a los ingenieros mecánicos Bosch. De manera que el no sólo se comercia con equipamiento, sino que también se produce internamente.
En 1973 volvió a cambiar el régimen de propiedad: El empresario hamburgués Peter Flammang adquiere AWN después de que el entonces propietario se retirara. Flammang, que provenía del mundillo del negocio internacional con los nuevos buques y reparaciones, sabía del potencial de la rama todavía joven de los deportes acuáticos y saca al mercado el primer catálogo de venta por correo de Niemeyer con un título sencillo pero genial «Der Ausrüster» (el gestor naval).
Además de proveedor, la empresa ya ofrecía también servicio técnico y de mantenimiento de embarcaciones, trabajos de aparejo o mantenimiento de fuerabordas. En los años siguientes el catálogo con sus casi 14 000 artículos se convierte en la referencia extraoficial y el manual de consulta de los aficionados a los deportes acuáticos en Alemania. La frase hecha «Si Niemeyer no lo tiene ¡no existe!», empezó a ser muy popular en el ambiente. Esta obra también se convirtió, al mismo tiempo, en una obra de referencia para marineros y navegantes, ya que prácticamente contenía todo los artículos disponibles en el sector de los deportes acuáticos.
En los próximos años, la expansión continuó de manera sistemática: En 1989 abrió la primera sucursal en Kiel, depués de que la empresa local tradicional Robert G. Ernst la adquiriera. En 1990 con la compra de la denominada „Hauses für Wassersport Neptun“ tras la caída del muro de Berlín se dio el primer paso para introducirse en la Alemania del Este.

 

 

En 1992 se abrió un nuevo centro logístico en Hamburgo Holstenkamp, que era capaz de enviar 2000 envíos diarios a clientes en toda Europa.

El año 1999 fue el año de un cambio brutal: Después de 250 años en el Rödingsmarkt A.W. Niemeyer tiene que mudarse, por razones de espacio a un nuevo edificio. Peter Flammang construye su nueva sede en Hamburgo-Bahrenfeld, donde la compañía continúa actualmente. En 2001 se abrió la «tienda insignia» con cerca de 2500 metros cuadrados, para cumplir con las exigencias actuales de los clientes. Al mismo tiempo comienza una masiva expansión de la red de oficinas de apoyo para llegar y tratar mejor con el cliente. Se ha ampliado enormemente el abanico de servicios que ofrecemos en el ámbito de las embarcaciones: Además de trabajos de aparejos, también nos encargamos de reparación de velas, del mantenimiento de salvavidas y balsas de salvamento además de ofrecer una academia Skipper con cursos de conducción y formación AWN.

El cambio de domicilio incluye también un cambio de propietario: Peter Flammang vende AWN a Christoph Kroschke, propietario de Kroschke-Gruppede Ahrensburg. Al mismo tiempo entrega el puesto de gerente al empresario hamburgués Michael Ortmüller, el accionista minoritario. A él le esperan grandes retos, debido a que el mercado se había vuelto más difícil, y altamente competitivo debido a los países emergentes y una parte del boom de los deportes acuáticos se había vuelto más difícil. Después de una estrategia de reestructuración y las consecuencias de la expansión de los negocios de Internet AWN vuelve a ponerse en camino tras una breve reorientación.

Y de nuevo comienza una fase de crecimiento: En poco tiempo se abrirán nuevas filiales en Alemania y gracias a las oficinas en Austria y Suiza se consigue que la marca se mueva en el extranjero. AWN es líder indiscutible del mercado en el equipamiento de yates y barcos.

CURSO DE AGUAS INTERNACIONALES

El último capítulo de la larga historia de AWN comenzó en 2013. Después de que Michael Ortmüller se retirara, toma el timón en septiembre de 2013 Christian Hofmann (derecha), como socio gestor de la tradicional empresa hamburguesa. Y de nuevo pone rumbo a una nueva era: Una mayor internacionalización de la empresa debe ser algo de máxima prioridad. Un elemento clave de esta estrategia será el desarrollo de una nueva línea de negocio: AWN se embarca con su propio sector en el negocio de flete con su socio, la empresa de flete Sun Charter.